Sans-serif

Aa

Serif

Aa

Font size

+ -

Line height

+ -
Light
Dark
Sepia

El mito del huevo y el colesterol alto, verdad o mentira?

Allá por los años 70 se descubrió que el colesterol era un factor de riesgo para presentar enfermedades cardiovasculares, a partir de ahí se empezó a limitar el consumo de huevo.

Veamos su composición, el huevo está compuesto por proteínas y grasas, y no aporta hidratos de carbono. Una unidad pesa aproximadamente unos 50g, aporta 78 calorías, provenientes de 6g de proteínas que se encuentran en la clara  y 6g de grasas  presentes en la yema. Es un alimento rico en vitaminas y minerales.

La mejor proteina

El  huevo contiene la proteína que mejor se absorbe en el organismo en comparación con otras, por eso tiene un alto valor biológico. Las claras, parte blanca del huevo,  son una buena forma de aportar proteína de buena calidad a nuestras comidas o preparaciones y como no aportan grasas se pueden consumir libremente.

La ciencia cambia, evoluciona y tres décadas después se descubrió que realmente el huevo entero si se puede consumir, sin tener repercusiones en el colesterol sanguíneo. Hasta hace unos años se consideraba que la yema de huevo era prácticamente el demonio para cualquier enfermedad cardiovascular relacionada al colesterol sanguíneo.

Gracias a nuevos estudios se demostró que las chances de sufrir problemas cardiovasculares no variaban entre quienes consumían un huevo por día o aquellos que reducían su consumo a dos o tres por semana.
Si bien es cierto que el huevo tiene colesterol, no tiene nada que ver con el colesterol en sangre. De hecho, en general, cuando presentamos colesterol alto en sangre, poco tiene que ver el colesterol dietético que ingerimos diariamente.

No a las grasas trans o saturadas

Hoy en día se sabe que la persona con colesterol alto lo que más debe evitar son las grasas saturadas y trans, y el huevo es bajo en grasas saturadas y no contiene trans ya que es un alimento natural. Lo que sí se debe controlar en su forma de cocción, porque no es lo mismo un huevo frito que un huevo duro. Lo ideal es cocinarlo con la menor cantidad de grasa posible (hervido o con aceite en spray) para no elevar el aporte calórico, pero no hay porqué decirle que no de vez en cuando a un huevo frito.

Los extremos siempre son malos

Se tiende a recomendar no exagerar su consumo, pero sobre todo se tiende a dar este consejo para ahorrar calorías en dietas de pérdida de peso, porque como ya vimos el huevo tiene grasa, su grasa es saludable y buena pero es grasa al fin, y si estás en un plan de pérdida de peso, no es conveniente excederse en la ingesta de grasa diaria, provenga de donde provenga.

Para finalizar, te cuento que la recomendación actual es un huevo diario y claras libres! 🙂

Deja una respuesta