Sans-serif

Aa

Serif

Aa

Font size

+ -

Line height

+ -
Light
Dark
Sepia

Por qué es tan importante la buena alimentación durante la infancia?

Los niños deben comer sano, variado y equilibrado para asegurarnos un crecimiento y desarrollo adecuado y prevenir la aparición de enfermedades nutricionales, ya sean por déficit o por exceso.

Una alimentación balanceada en un niño en etapa de desarrollo debe proporcionar la energía, proteínas y vitaminas recomendadas para su edad, distribuida durante todo el día.

Hábitos para toda la vida

Los hábitos alimentarios se desarrollan y consolidan durante la niñez, si su hijo aprende a comer en forma saludable, con orden, con horarios fijos y en familia podrá sostener este hábito durante toda su vida.

Hay varios factores sociales que intervienen en la creación de estos hábitos, como por ejemplo ellos imitan a familiares y pares en la selección de alimentos, por lo cual es muy importante que en casa se coma de forma saludable, los medios de comunicación, especialmente la TV, influyen en los hábitos de los niños pero particularmente en los menores de 6 años, ya que son el grupo más vulnerable.

Consecuencias negativas de que no desayunen

El desayuno que es la primera comida del día debe proveer aproximadamente la cuarta parte de la recomendación de nutrientes para un día. Muchos niños salen por la mañana de sus hogares y asisten a la escuela sin desayunar, y los padres ignoran las consecuencias negativas que esta práctica puede ocasionar sobre el funcionamiento cognitivo.

     No desayunar implica un periodo de ayuno de unas 12 horas durante las cuales el cuerpo no tiene una fuente externa de energía, hay una disminución de la glucemia, lo que provoca fatiga, apatía y sueño. En cuanto a la velocidad de procesamiento cerebral, generalmente disminuye en los niños en condiciones de ayuno.

      Investigaciones realizadas han demostrado que los días que los niños habían desayunado mejor estaban más despiertos, prestaban más atención y mostraban una capacidad de reacción más rápida, también demostraron resultados positivos sobre el aprendizaje, mejor rendimiento intelectual y sobre el aprendizaje de matemáticas. Mientras que la falta de desayuno muestra efectos perjudiciales sobre la cognición.

Aquí van algunos tips que te pueden ser de utilidad

  • Favorezca el consumo de alimentos saludables.
  • Ayude a elegir meriendas saludables: yogurt, ensaladas de frutas y frutas frescas, pan integral con queso, cereales.
  • Procura ser constante con los horarios en que ofreces a los niños su comida.
  • Estimule el consumo de agua, evitando gaseosas y jugos comerciales.
  • Controle el tamaño de las porciones.
  • Ofrezca alimentos preparados en casa.
  • Mantén un ambiente amigable y relajado a la hora de las comidas.
  • Crea una rutina para antes de las comidas que permita a los niños irse preparando unos minutos antes de sentarse a la mesa. Si intentas sentarlos  justo en el clímax de su juego preferido es poco probable que se sientan dispuestos a comer.

Permita que su niño:

  • Sea partícipe de la preparación de alimentos.
  • Participe en la selección de alimentos saludables al momento de la compra, pero marcando algunos límites. Por ejemplo, pregunta ¿prefieres que  esta vez compremos peras o manzanas? Luego pídele que te ayude a seleccionarlos.
  • Coma solo y utilice cubiertos.
  • Regule cuánto comer,y reconozca las sensaciones de hambre y saciedad.

 

Evitar:

           Premiarlo o castigarlo con alimentos.

  • Obligarlo a comer más cantidad de la que quiere.
  • Distraerlo con la televisión.
  • Hacerle de comer algo diferente a lo que come el resto de la familia, salvo que esté enfermo, obviamente.

Los niños suelen rechazar los alimentos nuevos, lo que llamamos respuesta “neofóbica” insista hasta que los acepte, pueden requerirse entre 8 a 10 exposiciones para lograr la aceptación. Ofrézcale los alimentos sin presiones y permita que el niño pruebe inicialmente porciones pequeñas del alimento.

Es muy importante estimular la actividad física a través del juego.

Controle el consumo de alimentos No saludables:

  • Sal: agregada a los alimentos o contenida en productos de copetín, enlatados, embutidos, sopas deshidratadas.
  • Grasas: en frituras o snacks.
  • Azúcar: golosinas, galletitas rellenas, bebidas azucaradas y postres artificiales elaborados por la industria, gaseosas, jugos artificiales.

Si tu llevas una dieta variada y saludable es más probable que tus hijos lo hagan también.    

Deja una respuesta