Sans-serif

Aa

Serif

Aa

Font size

+ -

Line height

+ -
Light
Dark
Sepia

Conocé por qué la lactancia materna es el mejor alimento para tu bebé

La leche materna es el alimento más completo y seguro para el recién nacido y el lactante.

La lactancia materna tiene un sinfín de beneficios para el bebé y la madre, algunos de ellos te los voy a contar a continuación.

Ningún alimento es mejor

Por tener la concentración adecuada de grasas, proteínas y lactosa, la leche materna es de muy fácil absorción, aprovechándose al máximo todos sus nutrientes. Ningún alimento es mejor en cuanto a calidad, temperatura, composición y equilibrio de sus nutrientes.

Se adecua a las necesidades de tu bebé

La composición de la leche se va adecuando a las necesidades del niño, a medida que este va creciendo y se desarrolla. Permite una maduración progresiva del sistema digestivo, preparándolo para recibir en su momento otros alimentos.

El prematuro mayor de 31 semanas y de entre 1500-1700 g puede perfectamente ser alimentado con lactancia exclusiva.

Indispensable para formar un eficiente sistema inmunológico

Los bebés que son amamantados tienen menor riesgo de enfermar de diarrea, infecciones respiratorias, meningitis, infecciones urinarias. La leche materna es indispensable para formar un eficiente sistema inmunológico en el niño. El bebé amamantado rara vez presenta enfermedades digestivas, respiratorias, alergias. Además es importante tener en cuenta que estos bebés tienen un mejor desarrollo de los arcos dentales, paladar y otras estructuras faciales y presentan una incidencia menor de caries en comparación con los que reciben otro tipo de leche.

Los niños amamantados son más activos, presentan mejor desarrollo psicomotor, una mejor capacidad de aprendizaje y menos trastornos de lenguaje que los niños amamantados con otro tipo de leche.

Hace que tu bebé se sienta querido y protegido

Cuando son amamantados adecuadamente, satisfacen sus necesidades básicas de calor, amor y nutrientes para su organismo. El bienestar y agrado que esto les produce hacen que se sientan queridos y protegidos, respondiendo con una actitud alegre, segura y satisfecha.

Establece un fuerte lazo afectivo

El amamantamiento, especialmente si este se inicia inmediatamente después del parto, produce un reconocimiento mutuo entre madre e hijo, estableciéndose entre ellos un fuerte lazo afectivo o apego.

Beneficios a largo plazo

Entre los efectos a la salud a largo plazo, la lactancia confiere protección sobre enfermedades que se presentan en etapas posteriores de la vida tales como diabetes, enfermedades cardiovasculares, asma, obesidad y enfermedades alérgicas.

El bebé es quien estimula la producción de leche

Casi todas las mujeres son capaces de alimentar a su hijo exclusivamente con su leche. Si bien hay diferencias en los volúmenes y en la concentración de grasa de leche en diferentes madres, existe una gran capacidad del niño de estimular la producción de acuerdo a sus necesidades.

El principal estímulo que induce la producción de leche es la succión del niño, por lo tanto, cuantas más veces toma el pecho de la madre, más leche se produce. Es importante sobre todo al principio que no se ofrezca al recién nacido chupetes ni mamaderas ya que no se succiona de la misma forma que el pecho, por lo que posteriormente puede agarrar el pecho con menos eficacia.

Ofrecerle el pecho a libre demanda

El tiempo que cada recién nacido necesita para completar una toma es diferente para cada niño y cada madre, también varía según la edad de este y de una toma a otra. Tanto el número de tomas que el niño realiza al día, como el tiempo que invierte en cada una son muy variables, por lo tanto no hay que establecer reglas fijas. Es mejor ofrecerle el pecho a libre demanda. No es aconsejable que la madre o quienes la acompañen limiten la duración de cada toma, el niño es el único que sabe cuándo está satisfecho y para esto es importante que haya tomado la leche del final de la lactada. Lo ideal es que la toma dure hasta que sea el niño quien suelte espontáneamente el pecho.

Algunos niños obtienen cuanto necesitan de un solo pecho y otros toman de ambos. En este último caso, es posible que el niño no vacíe completamente el último, por lo que la toma siguiente deberá iniciarse en este pecho. Lo importante no es que el niño tome de los dos pechos sino que vacíe completa y alternadamente cada uno de ellos, para evitar el acumulo de leche que puede ocasionar el desarrollo de una mastitis. Se recomienda permitir al niño terminar con un pecho antes de ofrecer el otro.

Las mamás también se ven beneficiadas…

  • El amamantar reduce la depresión postparto y mejora la autoestima de las mujeres.
  • El estímulo de succión ayuda a contraer el útero, evita el sangramiento y ayuda a reducirlo a su tamaño previo.
  • Las mujeres que dan de mamar pasan mayor tiempo sin menstruar, debido a que la lactancia pospone la ovulación.
  • La ausencia de menstruación permite tener mayores reservas de hierro, por lo tanto previene la anemia.
  • El posponer la ovulación hace que también sea un método anticonceptivo en los primeros 6 meses de embarazo.
  • Una lactancia adecuada permite que la mayoría de las madres pierdan progresiva y lentamente el excedente de peso que tienen de reserva precisamente para enfrentar la lactancia.
  • La estimulación y el vaciamiento frecuente de los pechos, evita la congestión de ellos y reduce los depósitos de grasa acumulados para la lactancia.
  • La lactancia cumple un importante rol en la prevención de cáncer de mama, útero y ovarios, reduciendo el riesgo de estas enfermedades.
  • Contribuye a reponer las pérdidas de minerales durante el embarazo por lo cual tiene beneficios sobre la salud ósea, previniendo fracturas, osteoporosis y artritis a largo plazo.
  • La leche materna est
  • La leche materna está siempre lista y es gratis!