Sans-serif

Aa

Serif

Aa

Font size

+ -

Line height

+ -
Light
Dark
Sepia

7 tips nutricionales para la prevención del cáncer

Comer bien puede reducir la probabilidad de desarrollar cáncer. De hecho, las pautas  nutricionales para la prevención del cáncer son similares a las pautas para prevenir otras enfermedades tales como enfermedades cardíacas y diabetes. Estas recomendaciones generales pueden ayudar a reducir el riesgo de cáncer mediante el consumo de alimentos.

Mantener un peso saludable

Tener sobrepeso u obesidad está vinculado con una de cada cinco muertes relacionadas con el cáncer. La obesidad abdominal (esa localizada en la zona del vientre) está más estrechamente asociada con un mayor riesgo de cáncer colorrectal y cáncer de páncreas, y de útero y mama en mujeres posmenopáusicas. Otros cánceres asociados con la obesidad son:

  • Esófago
  • Recto
  • Riñón
  • Tiroides
  • Vesícula biliar
  • Hígado
  • Ovario
  • Próstata

Limitar los alimentos hipercalóricos y deficientes en nutrientes

Reduzca el consumo de alimentos con azúcares añadidos y grasas, estos alimentos proporcionan una gran cantidad de calorías pero son muy pobres en nutrientes. Se incluyen dentro de este grupo las bebidas azucaradas, snacks procesados ??y postres. El consumo de calorías aumenta rápidamente con este tipo de alimentos, lo que puede conducir al aumento de peso y a dejar poco espacio para alimentos saludables, los cuales si son preventivos del cáncer.

Comer verduras, frutas, cereales integrales y legumbres

Comer un montón de frutas y verduras, incluyendo legumbres (lentejas, porotos, garbanzos), se relaciona con un menor riesgo de cáncer de pulmón, esófago, estómago y de colon. Disfrute de una variedad de alimentos naturales, ricos en nutrientes. Llena la mitad de tu plato con frutas y verduras, e incluye también  granos integrales. Además, llevar a cabo una dieta rica en estos alimentos puede ayudarte a mantenerte en un peso saludable.

Modificar sus porciones de carne

Varios estudios sugieren un vínculo entre el cáncer de colon y comer grandes cantidades de carne roja, especialmente la carne procesada como el jamón, la panceta y los panchos. La mejor opción es disfrutar de la proteína con moderación e incluir una variedad de alimentos de proteína magra. Considere también comer más a menudo fuentes vegetales de proteínas como las legumbres y llenar el resto de su plato con granos enteros y verduras.

Limitar el consumo de alcohol

La evidencia sugiere que todos los tipos de bebidas alcohólicas pueden aumentar el riesgo de cáncer, incluidos los de boca, faringe, laringe, esófago, hígado, mama, colon y recto. No está claro exactamente cómo el alcohol afecta el riesgo de cáncer. Se considera más dañino cuando se combina con fumar. Limitar las bebidas alcohólicas a no más de una medida diaria para las mujeres y dos para los hombres.

Consumir menos sal (sodio)

En las culturas donde la gente consume muchos alimentos conservados en sal y curados en ella, el riesgo de cáncer de estómago, nasofaringe y garganta puede ser mayor. Aunque no hay evidencia que sugiera que las cantidades de sal usadas en cocinar o condimentar alimentos afectan el riesgo de cáncer, se sabe que aumentan el riesgo de hipertensión arterial y enfermedades del corazón, por lo que se recomienda reducir la ingesta de sodio. La mayor parte del sodio en nuestra dieta proviene de los alimentos procesados, en lugar de la sal que agregamos como un condimento. Lea las etiquetas de los alimentos para saber exactamente cuánto sodio hay en una porción. De acuerdo con el 2015-2020 Dietary Guidelines for Americans, las personas deben reducir su ingesta de sodio a menos de 2.300 miligramos de sodio al día (aproximadamente 1 cucharadita de sal). Los adultos con hipertensión o pre hipertensión deben reducir aún más su ingesta de sodio a 1.500 miligramos al día.

Qué pasa con los suplementos?

Los alimentos naturales son su mejor apuesta para reducir el riesgo de cáncer, y no los suplementos. Las investigaciones sugieren que la sinergia entre los nutrientes que se encuentran naturalmente en los alimentos ofrece un efecto protector. Las mejores fuentes de nutrientes para la prevención del cáncer son alimentos completos ricos en nutrientes. Por eso antes de empezar a tomar cualquier suplemento consulte a su médico o nutricionista.