Sans-serif

Aa

Serif

Aa

Font size

+ -

Line height

+ -
Light
Dark
Sepia

5 consejos para dejar de lado los malos hábitos alimentarios

¿Sos vos el culpable de saltearte el desayuno, pedir al delivery, consumir excesivas cantidades de café y de que las papas fritas estén incluidas como parte de tu alimentación diaria?Es hora de dejar de lado esos malos hábitos y empezar a comer bien.

He aquí una guía para ayudarte a empezar.

Desayunar

No hay mejor manera de comenzar la mañana que con un desayuno saludable. Proporciona a tu cuerpo el combustible que necesita para obtener la energía que te mantendrá enfocado y activo durante todo el día. No sólo eso, si estás tratando de perder peso, desayunar mantendrá tu metabolismo activo y evitará que en el correr de la mañana acudas a opciones poco saludables

La clave para un buen desayuno es el equilibrio. Incluya proteína magra, granos enteros y frutas. Por ejemplo,  yogur descremado con cereales, leche con pan con mermelada, avena con leche descremada, una tostada de pan integral con queso magro o con palta pisada y huevo revuelto, almendras y frutas.

Reducir la cafeína

Demasiada cafeína puede interferir con el sueño, hacerte nervioso y hacer que pierdas energía más tarde en el día. Mantén tu consumo de cafeína bajo control limitando el café regular a 3 tazas o menos por día, y prestar atención a lo que le agregas, evitar las calorías no deseadas provenientes del azúcar.

Llevar el almuerzo al trabajo

¿Cómo hacer para que llevar el almuerzo al trabajo sea fácil? Para que esto sea posible y no te resulte difícil es muy importante que en tu casa tengas gran variedad de alimentos saludables para la semana.

Una buena opción es preparar los almuerzos de la semana durante el fin de semana. Asegúrate de que tus preparaciones incluyan una combinación de proteína magra y carbohidratos. Por ejemplo, pan integral con pollo, 1 taza de verduras y una fruta. O una ensalada con verduras y carne, una taza de sopa baja en sodio y una fruta. No siempre tiene que ser una comida completa, algún día puedes optar por yogur descremado y frutas, galletas integrales y queso o hummus y bastoncitos de zanahoria.


Come más frutas y vegetales

Frutas y verduras, añaden color, sabor y textura, además de proporcionar vitaminas, minerales y fibra a tu plato. Siempre recomiendo elegir una fruta o verdura que nunca has probado cada vez que vas al supermercado. Es una buena manera de descubrir nuevas opciones. En invierno no dejes que te impida disfrutar de estos alimentos. Puede ser más difícil encontrar opciones frescas, pero congeladas y enlatadas son excelentes alternativas.

Cocinar la cena en casa

Hacer las comidas en casa no tiene que quitarte tiempo y energía. El truco es planear con anticipación. Si ya sabés de antemano que en la semana vas a estar complicado, entonces preparar el fin de semana es un gran ahorro de tiempo. Elija las opciones que se pueden hacer con antelación. Por ejemplo, cocinar sopa que puede ser repartida para almuerzos o cenas durante la semana, o hornear un pollo entero para rebanar sándwiches, hamburguesas de carne picada magra, tortillas, rellenos para tartas o empanadas, salsas, tucos y guisos.

Utilice facilitadores tales como verduras pre-cortadas o congeladas.

Deja una respuesta