Sans-serif

Aa

Serif

Aa

Font size

+ -

Line height

+ -
Light
Dark
Sepia

Músculo vs Grasa

¿Cómo está compuesto nuestro peso corporal?

El peso corporal se conforma principalmente por el peso del  agua, la  grasa y  el músculo y en menor medida por huesos, tejido visceral, tejidos nerviosos, entre otros.

Líquido corporal

El peso del agua se puede ver afectado por retención de líquidos y para evitar esto siempre se recomienda mantenernos bien hidratados. Cuando estamos deshidratados, el metabolismo se ve afectado por no contar con el principal vehículo para transportar todos los nutrientes que requiere para su óptimo funcionamiento.

Grasa corporal

Por otro lado tenemos el peso en grasa. Por lo general, este es el peso del que nos queremos deshacer. La grasa es la causante de los “rollitos”, también es la culpable de que nuestro cuerpo no se vea definido , ya que recubre los músculos del cuerpo, además de que el aumento de grasa es el causante del aumento de medidas y de que tengamos que cambiar a un talle de ropa más. La grasa se distribuye en todo el cuerpo, pero encontramos que el principal lugar de almacenamiento de grasa suele ser alrededor de la cintura (con riesgo para la salud cardiovascular) o de la cadera, dependiendo del sexo y la genética de las personas.

Si bien la grasa tiene diversas funciones en el cuerpo, la grasa almacenada , conocida como tejido adiposo, no tiene ninguna función metabólica más que la de almacenamiento de energía.

Músculo corporal

El peso en músculo, se refiere como su nombre lo indica, a la cantidad de músculo que tenemos en nuestro cuerpo. Recordemos que el músculo es el tejido que nos mantiene de pie y en movimiento. Protege a nuestros huesos y a nuestros órganos. Además de ser metabólicamente activo, es decir, que a diferencia de la grasa, necesita de energía para moverse (contracción muscular, movimiento del cuerpo, etc) por lo que a mayor musculatura, mayor será el gasto energético, es decir, mayores serán las calorías que necesitemos y podremos comer más sin almacenar grasa.

Cuando busquemos ponernos en forma y comenzar un régimen alimenticio y rutina de ejercicio siempre debemos de procurar que se mantenga el músculo y lo que se disminuya sea la grasa corporal.  No siempre cuando se baja de peso se baja de grasa, a veces perdemos músculo y agua y viceversa, a veces pasa que en la balanza no bajamos ni un gramo pero si miramos nuestra composición corporal nos damos cuenta de que disminuimos grasa y ganamos tejido muscular.

¿Les ha pasado que no bajan de peso, pero si sienten que su ropa les queda mejor?

Esto se debe a que el tejido muscular es más denso, lo que quiere decir que con menos espacio se tiene más peso, además es más compacto. Por otro lado, la grasa al ser menos densa, se expande más, ocupando más espacio con el mismo peso y es más “flojita”.

1kg de musculo ocupa menos espacio  que 1kg de grasa.

Hay dos grandes diferencias entre bajar de peso y bajar grasa.

Si lo que querés es perder peso rápidamente, comé poco, salteá comidas, eliminá las harinas o hacé cualquier dieta «mágica» que encuentres por ahí. El resultado va a ser que la ropa te va a quedar casi igual, porque lo que vas a perder en mayor proporción es músculo y seguramente lo notes solo en la balanza. Si querés peder grasa, organizate, hacé las 4 comidas, consumí cereales integrales, aumenta el consumo de frutas y verduras, disminuí las grasas y consumí proteínas moderadamente. No te pases en nada pero tampoco elimines nada por completo. El resultado no solo lo vas a ver en la balanza sino que la ropa te va a quedar  mejor y mucho más cómoda.

Como ya lo he dicho muchas veces las dietas prohibitivas son insostenibles en el tiempo. Te hacen perder peso pero no generan hábitos saludables,  no te enseñan a comer de manera correcta, por eso se vuelven imposibles de mantener. Además como los kilos que se pierden son en gran parte de músculo esas necesidades energéticas disminuyen considerablemente porque como nombramos unas líneas más arriba el músculo es un tejido con mucho consumo de energía. Esto hace que cada vez sea más difícil seguir perdiendo peso a pesar de continuar con la dieta. Y ni hablar cuando te cansas de la dieta, te gana la ansiedad y en un día te comes todo lo que te estuviste prohibiendo este último tiempo. Ahí es cuando viene el famoso rebote.

Si bajas de peso de forma saludable, con un plan diseñado acorde a tus necesidades y con el ejercicio físico adecuado para tu caso logras bajar la grasa corporal aumentando la masa muscular. Esto es clave ya que el gasto de energía va a ser mayor. Entonces comiendo lo mismo bajas cada vez más rápido.