Sans-serif

Aa

Serif

Aa

Font size

+ -

Line height

+ -
Light
Dark
Sepia

Por qué debemos evitar recompensar con alimentos durante la infancia ?

¿Qué padre no quiere buen comportamiento y buenas calificaciones?
Guiar a los niños para que hagan buenas elecciones es una manera efectiva de estimular comportamientos que los adultos valoran. Desafortunadamente, los adultos a veces recompensan con dulces, golosinas y otros alimentos, porque la comida chatarra es rica, barata y fácil de comprar en cualquier lugar.

A pesar de que sobornar a los niños con dulces para limpiar sus habitaciones y comer verduras puede conducir a una habitación limpia y a que no queden verduras en el plato, hay muchas consecuencias negativas a largo plazo.

Cuando la comida se da como recompensa, los niños empiezan a conectarla con algo bueno o malo, en lugar de ver la comida como algo necesario para su cuerpo. A largo plazo, esto podría llevar en la vida adulta a comer emocionalmente y generar una relación poco saludable con los alimentos. Las recompensas alimenticias también enseñan a los niños a esperar alimentos cuando han hecho algo bien, lo que puede conducir a la ingesta de alimentos pobres en nutrientes, comer cuando no tiene hambre y al exceso de calorías. Y les enseña que la comida recompensada es más deseable que otros alimentos. Los niños necesitan establecer una relación saludable con los alimentos a una edad temprana. Depende de los padres establecer el escenario adecuado para esto, por lo que las recompensas no alimentarias son una estrategia más sabia.

Recompensas no alimentarias


Alabar y premiar a los niños es muy efectivo y no cuesta nada. Tomate el tiempo para identificar recompensas no alimentarias adicionales que motiven a tus hijos. Si son lo suficientemente mayores, haz una lluvia de ideas con una lista de incentivos.

Aquí hay varios a considerar:
Juegos con amigos
Tiempo especial con padres o abuelos.
Ira al cine, dar un paseo por parques o plazas, al planetario, las calesitas.
Tiempo libre de las tareas de la casa
Más tiempo en la computadora, tablet, TV,  o videojuegos                                                                                                                    Minutos adicionales con el teléfono celular.

 

En lugar de usar los alimentos como recompensas, utilice actividades al aire libre que fomenten la actividad física como ir al parque, andar en bicicleta o jugar algún deporte colectivo. Muéstrele a su hijo que disfruta de estas actividades y sea un buen modelo a seguir para ellos.
Al enfatizar las recompensas más saludables, sus hijos se esforzarán por ellos.