Sans-serif

Aa

Serif

Aa

Font size

+ -

Line height

+ -
Light
Dark
Sepia

Sabías que los trastornos alimenticios también afectan a niños y hombres??

Los trastornos alimenticios también afectan a niños y hombres

Los trastornos alimenticios no son sólo un problema para mujeres y niñas. Los niños y los hombres también sufren de trastornos alimentarios como la anorexia, la bulimia y el trastorno por atracones. La idea errónea de que esta enfermedad sólo afecta a las mujeres es lo que determina que los niños a menudo demoren en reconocer la enfermedad y su necesidad de pedir ayuda y  concurran a consulta ya en etapas más avanzadas en el proceso de la enfermedad.

Los signos físicos y los comportamientos de esta enfermedad pueden pasar desapercibidos por los seres queridos, el personal de la escuela o, a veces incluso los profesionales de la salud.

Según lo indicó un estudio de 2011 realizado por la National Eating Disorders Association,  para cada dos mujeres que tienen un trastorno alimentario, un varón también lo padece.

La presión viene de los medios y de los pares

Muchos somos los que nos preocupamos por los mensajes que las niñas reciben a diario de los medios de comunicación: en relación al peso y la forma del cuerpo, el ideal de belleza, y de hasta cómo deben vestir.

Sin embargo, los niños y los hombres también caen presos de la presión de sus compañeros y de la representación de los medios de comunicación del hombre físicamente fuerte. Muchos se esfuerzan por obtener cuerpos atléticos con una cantidad poco realista de grasa corporal. Sin comprender plenamente las mejores estrategias para lograrlo, o las consecuencias de las prácticas indeseables, los hombres pueden creer que un porcentaje menor de grasa corporal es el medio para alcanzar ese objetivo. Los medios de comunicación, las redes sociales y las discusiones entre pares dan a los jóvenes una impresión de los estándares a los que deben adherirse y de cómo deben verse. Esto, a su vez, puede influir en cómo se sienten acerca de sí mismos. Los varones, así como las mujeres, admiten que la burla y el bullying del peso corporal son el disparador que dio comienzo a sus comportamientos de desorden alimenticio.

Recién ahora los padres, los profesionales de la salud e incluso el personal escolar están reconociendo que los trastornos alimenticios no son específicos de género.

Es muy importante conocer las señales de advertencia, ya que la detección temprana y la intervención conducen a mejores resultados. Un desorden alimenticio puede incluir estar demasiado centrado en la forma del cuerpo, los músculos y las imperfecciones. Indicadores adicionales incluyen el uso de esteroides anabólicos, el exceso de tiempo dedicado a hacer ejercicio a expensas de otras actividades, dirigiéndose al baño inmediatamente después de comer y seguir una rutina estricta.

Los trastornos alimenticios afectan la salud emocional y física del individuo. Muchos con trastornos alimentarios sufren de depresión y retraimiento social. Estos hombres también pueden experimentar estreñimiento, trastornos electrolíticos, frecuencia cardíaca irregular, erosión del esmalte dental y bajos niveles de testosterona.

Ayuda disponible

Si estás luchando contra tus conductas, pide ayuda, incluso si no sabes si tu problema califica como un desorden alimenticio. Si te preocupa que alguien que conoces tenga un trastorno alimenticio, no lo ignores o pienses que mejorará por sí solo. Habla con él sobre tus preocupaciones y pídele su opinión. Entender que el problema principal no es el alimento,  y que realizar otro tipo de dieta no va a ser la solución. Los patrones de alimentación peligrosos vistos con trastornos de la alimentación son síntomas de problemas psicológicos.

El equipo de salud debe incluir especialistas en salud mental, nutrición y médicos. Si tu amigo o miembro de la familia reconoce su trastorno alimentario pero no sabe qué hacer al respecto, puedes ayudar ofreciéndole buscar un especialista. Si él niega el problema, intentalo de nuevo más adelante. Mientras tanto, aprende todo lo más que puedas acerca de los trastornos alimentarios y haz una cita con un especialista para hablar sobre tus preocupaciones y obtener apoyo.