Sans-serif

Aa

Serif

Aa

Font size

+ -

Line height

+ -
Light
Dark
Sepia

4 tips para brindarles un buen desayuno

Como todos ya sabemos, el desayuno es una comida muy importante. La investigación demuestra que salir del ayuno nocturno con una comida equilibrada puede marcar una gran diferencia en la salud general y el bienestar, especialmente para niños y adolescentes.

Hacer un desayuno “bien armado” puede ayudar a mejorar el comportamiento y el rendimiento escolar, así como mejorar la concentración y promover un peso saludable. A diferencia de esto, cuando los niños se saltean el desayuno, su cerebro y su organismo sufren durante todo el día.

A continuación, les explico cómo hacer que sus hijos comiencen con un súper desayuno que dé comienzo a un día saludable y lleno de energía.


Comenzamos con una buena proteína

La proteína, es un componente que muchas veces falta a la mañana, preparar un desayuno con una proteína de buena calidad ayuda a los niños a mantener la concentración hasta el almuerzo. Optar por opciones de proteína magra: una trozo de queso, huevo revuelto, una taza de leche descremada, un vaso de yogur descremado o una tostada de pan integral con queso de untar magro.

Sumarle granos enteros

Un carbohidrato complejo les va a proporcionar energía al cuerpo y al cerebro. Les va a aportar fibra y nutrientes, además  este tipo de carbohidratos tienden a digerirse más lento por lo cual nos proporciona una energía más duradera.

Servirle a los niños cereales de grano entero como avena, o panes integrales, muffins o alguna torta preparada en casa con harina integral y vegetales como por ejemplo de zanahoria o calabaza, panqueques de avena, o adicionarle al yogur granola casera.

No nos olvidemos de las frutas

Brindarles fruta fresca: banana, kiwi, peras, manzanas, melón, naranja o la fruta que sea de temporada. También pueden ser opciones en conservas como duraznos o ananá y frutas congeladas (arándanos y frutillas)  las cuales se les pueden agregar al yogur.

Hacerlo rutina

Aquí van algunos consejitos para que te sea más fácil comenzar con esta rutina saludable:

  • Organízate la noche anterior. Mientras ordenas la cocina después de la cena, piensa en que les puedes preparar para el desayuno. Incluso podes dejar la mesa ya pronta con el mantel puesto, y la vajilla necesaria. Deja a mano los utensilios que vayas a necesitar para prepararlo.
  • Haz un desayuno sencillo. En días ocupados, en la que toda la familia debe salir enseguida, bríndales algo rápido como una taza de yogur con cereales integrales y una banana o un par de tostadas con queso y un vaso de licuado o de café con leche.
  • Si no hay tiempo para desayunar en casa, planea una opción saludable para comer en el auto o en el ómnibus.