Sans-serif

Aa

Serif

Aa

Font size

+ -

Line height

+ -
Light
Dark
Sepia

Ser saludable es caro. Mito o Verdad?

“No como sano porque es caro” Cuántas veces hemos escuchado esto?

Llevar a cabo una vida más sana y alimentarte saludablemente no necesariamente tiene porqué ser más caro.

Se pueden preparar platos super ricos y nutritivos con ingredientes que no tienen porque ser costosos. El tema es que si creemos que ser saludable es sinónimo de comer esos “super alimentos” o productos que solo consigues en lugares que están de moda, traídos de no sé dónde, entonces sí, comer sano es carísimo. No debemos confundirnos. Este tipo de alimentos son útiles si queremos probar cosas distintas y variar un poco nuestra alimentación diaria pero no tienen por qué ser la base de nuestra alimentación.

Tips que pueden ayudarnos a que nuestras compras sean saludables y económicas:

Elegir bien dónde comprar

Compra a productores locales y alimentos de temporada. Esto es muy importante. Si compras productos traídos desde el Himalaya, de Sri Lanka, o de la cordillera andina, es muy probable que su precio sea mayor. Sin embargo, si optas por alimentos de temporada en tu región o país y buscas de producción local, no solo vas a ahorrar dinero sino que también vas a ayudar a productores locales.

Visita las ferias barriales. Sin dudas en la feria es en donde se consiguen los mejores precios de frutas y verduras de estación, de buena calidad y recién cosechados.

Utiliza descuentos y ofertas tanto de los puestos de los locales feria como de los supermercados . Tan simple como esto, aprovéchalos.

Planificar

Planifica tus comidas. Si planificamos varias de las comidas de la semana y realizamos las compras en base a esto, es muy probable que terminemos ahorrando más comida, tiempo y dinero de lo que pensábamos.

Aprovecha lo que sobró. Las sobras son ideales para hacer rellenos, tortillas, salteados de vegetales, croquetas, o lo que quieras.

Alimentos económicos y nutritivos

Las legumbres (lentejas, porotos, garbanzos) son una buena fuente de proteína y fibra, y por lo general son alimentos muy económicos y rendidores.
Consumir pescado en forma de atún una vez a la semana es una buena opción.

Frutas y verduras de estación, siempre son las más económicas., y no tenemos porqué comprar 1 kilo de cada cosa, para no aburrirnos, variar un poco y que resulte más económico podemos comprar 1 par de cada una.                                                                                                                                                                                                                                                                                            Condimentar con ajo y cebolla es la forma más barata, no tenés porqué comprar especias más caras para poder disfrutar de una sabrosa y nutritiva preparación.

Alimentarse saludablemente es cuestión de organización y planificación. Seguramente si te pones a sacar cuentas de lo que gastas al mes en el delivery a la noche, en la comida de restaurante qué pides cuando estás en el trabajo, de todos los productos “pre hechos” o las hamburguesas o milanesas al pan, llegues a la conclusión de que comer saludable sea más económico.