Sans-serif

Aa

Serif

Aa

Font size

+ -

Line height

+ -
Light
Dark
Sepia

Alimentos Congelados, Si o No??

Hoy en día el congelador es una de las cosas a las que le damos más utilidad, que sea nuestro enemigo o nuestro aliado va a depender de lo que en él coloquemos. En el podemos almacenar todo tipo de alimentos. Desde masa para pan o galletas a frutas, zumo de frutas, pizzas, hamburguesas, verduras, comidas listas para consumir, alimentos parcial o totalmente cocidos. Como les decía si queremos que sea nuestro aliado, entonces en el vamos a tener que poner alimentos de buena calidad nutricional y preparaciones de preferencia casera.

Aquí van algunas recomendaciones para darle un buen uso al congelador y para asegurarnos tener alimentos ricos y saludables al alcance de la mano para cuando tenemos poco tiempo para dedicarle a la cocina.

Frutas, verduras y hortalizas congeladas

  • Elija verduras congeladas o las que son preparadas con salsas bajas en sodio. Algunas salsas mezcladas con verduras congeladas añaden grasas saturadas y sodio, por esto es importante consultar la etiqueta de información nutricional.
  • Las frutas congeladas son una opción cuando las frutas frescas están fuera de temporada. Elija frutas congeladas sin azúcares añadidos en la lista de ingredientes. Para ayudar a la fruta congelada a mantener su forma, es aconsejable servirla mientras todavía está un poco congelada, en un smoothie o con yogur quedan deliciosas, también podemos utilizarlas en preparaciones como tortas o budines.
  • Les recomiendo que compren frutas y verduras en bolsas de plástico sueltas, de esta manera sólo necesitas sacar lo que vayas a utilizar, luego devolver inmediatamente lo que no se usa al congelador.
  • Una buena estrategia para cuando estamos con poco tiempo es tener congelados cebolla y morrón ya cortados en cubitos, o verduras ya peladas y cortadas para preparar una sopa o estofado,  así podemos ahorrarnos este paso.

Comidas congeladas

  • Si cocinamos de más siempre, o casi siempre está la opción de congelar (guisos, tucos, sopas, rellenos, hamburguesas caseras, milanesas empanadas, etc). Lo ideal es que cuando vayamos a preparar la comida para congelar la coloquemos en porciones más pequeñas, así no es necesario descongelar todo cuando lo vayamos a utilizar. Recuerden colocar una etiqueta fuera del recipiente o bolsa con nombre de la preparación y la fecha de congelado.
  • Si vamos a comprar en el supermercado comidas congeladas ya preparadas lo ideal es leer las etiquetas nutricionales para comparar entre las opciones disponibles. Siempre lo mejor es optar por las versiones reducidas en calorías, grasas y en sodio. Cuando estés comparando los nutrientes, comprueba el tamaño de la porción en la etiqueta de cada una de las preparaciones, ya que muchas veces son porciones diferentes.

Si en nuestro congelador predominan frutas, verduras y preparaciones caseras seguro nos resulte más fácil llevar a cabo una alimentación saludable.