Sans-serif

Aa

Serif

Aa

Font size

+ -

Line height

+ -
Light
Dark
Sepia

Mitos sobre alimentación vegetariana

Las preparaciones vegetarianas están ganando popularidad, incluso entre aquellos que comen carne. A medida que más personas reducen su ingesta de carne, cabe hacerse una pregunta esencial: ¿Las dietas vegetarianas y veganas son saludables? La respuesta es sí. Si se planifican adecuadamente, las dietas vegetarianas o veganas pueden ser saludables, nutricionalmente adecuadas y pueden proporcionar beneficios para la salud en la prevención y el tratamiento de ciertas enfermedades.

Pero muchos mitos todavía rodean las consecuencias de una dieta vegetariana sobre la salud.

Mito 1: Los vegetarianos y los veganos tienen dificultades para obtener suficiente proteína en su dieta diaria.

Como la carne se ha convertido en sinónimo de proteína, muchos consumidores luchan por identificar las fuentes no cárnicas de este importante nutriente. Pero las necesidades adecuadas de proteínas se logran fácilmente a través de una dieta bien planificada. Y la proteína a base de plantas contiene típicamente más fibra y menos grasa saturada, factores que son fundamentales en una dieta saludable para el corazón. Hay muchas fuentes versátiles de proteínas a base de plantas que encajan en un plan de alimentación saludable: legumbres (porotos, lentejas, garbanzos y maní), productos de soja, granos enteros, nueces, semillas y (para los lacto-ovo vegetarianos) productos lácteos magros y huevos.

Mito 2: Para construir huesos fuertes, si o si se deben incluir lácteos en la dieta.

Los lácteos no son los únicos alimentos que pueden ayudar a construir y proteger huesos fuertes. Una serie de nutrientes son necesarios para la salud ósea, incluyendo calcio, vitamina D y proteínas.                                                                                          Cada uno de estos nutrientes se puede encontrar en los alimentos vegetales como la col rizada, el brócoli, el nabo, el tofu y la leche de soja fortificada. Algunas verduras como la espinaca son buenas fuentes de calcio, pero también son altas en oxalatos, lo que disminuye la absorción de calcio, por lo que se debe incluir una amplia variedad de otras verduras de hoja verde más a menudo. Si estás dejando de consumir productos lácteos, asegúrate de obtener la cantidad diaria recomendada de calcio mediante la ingesta de vegetales verdes durante todo el día y la elección de alimentos fortificados con calcio, como leche no láctea, cereales listos para comer, jugo de naranja y tofu. Además de seguir una dieta rica en nutrientes, realizar ejercicio es un componente esencial para aumentar la resistencia ósea.

Mito 3: Las dietas vegetarianas no son apropiadas para mujeres embarazadas, niños o atletas.

Una dieta vegetariana o vegana bien planificada puede satisfacer las necesidades nutricionales de personas de todas las etapas de la vida, incluyendo mujeres embarazadas y lactantes, niños y atletas. Se trata sólo de asegurarse de obtener los nutrientes que necesita. Las mujeres embarazadas, por ejemplo, necesitan más hierro, deben comer muchos alimentos ricos en hierro e incluir una fuente de vitamina C para ayudar a aumentar la absorción (el hierro no se absorbe bien de fuentes vegetales). Para los bebés, niños y adolescentes, una dieta vegetariana puede promover el crecimiento normal. Al igual que con los adultos, los niños veganos pueden tener necesidades de proteínas ligeramente más altas debido a cómo el cuerpo digiere la proteína de la planta. Sin embargo, estas necesidades típicamente se pueden satisfacer si la dieta proporciona suficientes calorías y diversidad de alimentos. Y mientras que la mayoría de los atletas competitivos requieren mayor energía, proteína y necesidades de nutrientes para un rendimiento óptimo, no hay razón para que no pueden obtener todo lo que necesitan nutricionalmente de fuentes vegetales. Todo lo que se necesita es un poco de creatividad en la planificación de los menús y de un adecuado control médico y nutricional.

Mito 4: Vegetariano sinónimo de saludable

La etiqueta de «vegetariano» o «vegano» no equivale automáticamente a una buena salud. Muchas galletas, papas fritas y cereales azucarados pueden ser alimentos aptos para vegetarianos, pero también son muy altos en azúcares y aceites añadidos. Las personas que no consumen carne muchas veces tienden a consumir grandes cantidades de hidratos de carbono o grandes cantidades de alimentos procesados ??como hamburguesas vegetarianas, o el queso, que a pesar de ser una buena fuente de calcio, también contiene grasa saturada y sodio. Entonces, ¿cuál es la mejor manera de asegurarse de que un alimento es una buena opción? Lea la etiqueta. Busque los productos que contengan bajos niveles de grasa saturada, azúcares añadidos y sodio. Estos componentes clave de la etiqueta nutricional son indicadores mucho mejores de la calidad de los alimentos que si son o no vegetarianos.